Es importante reunirnos en el trabajo, pero ¿podemos hacerlo de forma no presencial?

Es importante reunirnos en el trabajo, pero ¿podemos hacerlo de forma no presencial?

Desde hace ya algún tiempo hemos visto cómo las reuniones no presenciales iban apareciendo en nuestras vidas, ya fuese a través de las llamativas películas con las que el mundo de Hollywood nos tiene acostumbrados, o también porque poco a poco hemos ido sabiendo de amigos, compañeros de otros trabajos y también autónomos entre otros, que han ido adoptando una herramienta altamente útil desde hace mucho tiempo, pero que tras el COVID-19 la hemos visto como nuestro gran salvavidas para poder mantener ese contacto con nuestros compañeros a nivel laboral, reunirnos para el briefing de la mañana, hacer una tormenta de ideas para la realización de un proyecto, dar una presentación a nuestros clientes o alumnos si se trata de una academia, también formaciones… Y así un largo etcétera de todas las posibilidades que nos ofrece el poder contar con algún tipo de software/hardware de videoconferencia.

Durante este largo y duro confinamiento que hemos pasado y en el que para muchos ha sido difícil no perder el contacto con la empresa, las herramientas de videoconferencia han sido ese gran descubrimiento que debemos tener claro que de manera muy rápida se han asentado con nosotros y, en poco tiempo se han convertido en algo casi obligado y que seguiremos viendo crecer, por lo que más nos vale que no nos cojan desprevenidos.

Seguramente la gran mayoría de nosotros hizo una videollamada con algún familiar mediante alguna de las opciones que el mercado nos ofrecía durante el estado de alarma, y en ruedas de prensa veíamos siempre a los miembros del gobierno respondiendo a las cuestiones de los periodistas a través de una gran pantalla. Efectivamente, estaban asistiendo los periodistas de forma no presencial pero no por ello dejaban de poder ver, escuchar y preguntar o interactuar en caso necesario. Y eso es lo que debemos aprender a usar si queremos estar al día con nuestro negocio. ¿Te imaginas tener más de una reunión, si no te ha pasado ya, en diferentes lugares de la ciudad/isla/provincia/comunidad? Con este tipo de herramientas podemos realizar varias reuniones sin la problemática geográfica, tráfico que nos retrase, largos trayectos en coche con lo que la pérdida de tiempo que para cualquier empresa supone, sin hablar del cansancio físico y mental, y un sinfín de inconvenientes que nos quitamos de encima pudiendo volvernos nosotros mismos y a nuestras empresas más eficientes y rápidos a la hora de atender las necesidades de nuestros clientes.

De entre la gran variedad de soluciones que tenemos en el mercado queremos destacar Lifesize, una herramienta con muchísimo potencial no solo a nivel software sino también por su hardware en caso necesario, ya que no es indispensable para la videoconferencia, pero sí recomendable por ejemplo para salas de reuniones donde se requiere de más calidad en audio y vídeo. Esta herramienta es altamente compatible con los navegadores más conocidos, así como válido para móviles y tablets, y por supuesto ordenadores de sobremesa y portátiles. Su facilidad de uso y sencillez a la hora de su instalación (pero no imprescindible en muchos casos) convierten a Lifesize en un compañero más de nuestro trabajo. Además que, como ya decíamos, si lo acompañamos con sus sistemas de sala dedicados podemos obtener bondades mucho más profesionales.

Autor: Fabio Suárez
Departamento de Informática
(Votos: 0)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba